14 de marzo de 2019

Simple y puro genio

Maria Callas: en sus propias palabras (Maria by Callas)
Dirección: Tom Volf
Francia/2017

Josefina Sartora


A través de entrevistas en francés y en inglés, la más grande soprano del siglo XX cuenta su propia historia, que no fue fácil. Una madre exigente la inició en la música a los 8 años y desde entonces vivió su infancia y adolescencia sintiendo una gran responsabilidad, que sostuvo durante toda su vida. Como en Norma, como en la tragedia griega, atribuye su carera a un destino del que no pudo librarse, forzada por sus allegados.

En una rica recuperación de materiales históricos, además de registros de las actuaciones de Callas desde los años ’50, el documental exhibe notas tangenciales: escenas de época de calle, los teatros y su público acudiendo a las funciones –entre quienes puede verse a Jean Cocteau, el duque de Windsor, la reina Isabel, su madre y el príncipe consorte, Brigitte Bardot, Ana Magnani, etc-, Callas entre bambalinas y en su camarín. Es el documental más rico en registros de los que yo haya visto sobre la soprano, que han sido varios: los más notables, Maria Callas vida y arte, de Alan Lewens y Alastair Mitchell, y Maria Callas, Living and Dying for Art and Love, de Steve Cole. Lo peculiar de Maria Callas: en sus propias palabras es justamente lo que anuncia su título: que carece de narrador, sólo se oye la voz de la diva en entrevistas recopiladas, o contando sus memorias, o leyendo algunas cartas (estas en la voz de Fanny Ardant).


Lo más valioso de este gran documental son sus performances filmadas en los diversos teatros más famosos del mundo. Puede verse su versión de Casta diva con brazos cruzados, de 1958, la habanera L’amour est un oiseau rebelle, Vissi d’arte, Ah! non credea mirarti, O mio babbino caro, y siempre el punto más alto es la voz prodigiosa de esta mujer, que abarcaba varias octavas y era, además, una excelente actriz.

Más allá de las performances, el documental registra momentos en la intimidad, y frente a ellos, otros más conflictivos, como la suspensión de su contrato con el Met de NY, y su regreso triunfal después de siete años de ausencia. Es la misma diva quien habla de sus debilidades y flaquezas, de sus dudas, momentos de depresión, sus colapsos nerviosos por el stress, que la obligaron a suspender algunas presentaciones, trayéndole la reacción del público y de la prensa. Pero siempre muestra una gran entereza y su amplia sonrisa, interpretando su propio papel.

Callas sostiene que una mujer no puede llevar adelante una familia y una carrera simultáneamente. Su profesión le exige tiempo completo. Sin embargo, sostuvo durante varios años su matrimonio con Giovanni Battista Meneghini, y otros tantos su relación con Aristóteles Onassis, ambas uniones poco convencionales para la época. Aunque había nacido en Nueva York, la formación cultural de Callas fue griega, y siguiendo la tradición, se entrega al destino, sólo pidiendo fuerzas para sobrellevarlo. Le fueron necesarias para afrontar el matrimonio de su amante con Jacqueline Kennedy. Es justamente cuando intenta superar la traición de Onassis que filma con Pier Paolo Pasolini su Medea, ícono de la mujer traicionada que busca venganza. Aunque recuperaría a Onassis poco después. Pero su voz había declinado, y su estrella también.



12 de marzo de 2019

Pinta tu aldea y pintarás el país

-->
La Feliz. Continuidades de la violencia
Dirección y guión: Valentín Javier Diment
Argentina/2019

Josefina Sartora


Que hoy Mar del Plata tenga un intendente nazi elegido democráticamente no debería sorprender a nadie.

Esta película documental destruye el slogan de Ciudad Feliz, que se le atribuyó en los ’60 a Mar del Plata. Indaga en su esencia de sociedad de extrema derecha y recuerda los hechos de violencia causados por los grupos fascistas en los ’70. Estos siempre han sido y son muy fuertes en Mar del Plata, liderados antes por la Concentración Nacional Universitaria (CNU) que atacaba judíos, gente de izquierda y a la iglesia católica post conciliar, todos unidos –según ellos- en la poderosa y críptica Sinarquía internacional, en concordancia con Perón y apoyados por el sindicalismo peronista.

Como marplatense de aquella época, recuerdo muy bien el asesinato de Silvia Filler, ocurrido durante el copamiento de una asamblea por parte de un grupo armado de la CNU, que trajo la venganza posterior de Montoneros. Esto desató en 1975 una escalada de violencia y asesinatos ejecutados por la extrema derecha apoyados por la Triple A y grupos parapoliciales que duraría años, afianzada con mayor poder durante la dictadura. Esto continuaría con el secuestro y asesinato de varios abogados defensores de derechos humanos en lo que se conoció como “la noche de las corbatas”. Hoy están en plena actividad quienes reivindican aquellas acciones, y sostienen una actitud negacionista sobre los desaparecidos y los crímenes de lesa humanidad.

El documental entrevista a activistas de aquellos tiempos, pero también se apoya en lo que ocurre en el presente, cuando bandas neonazis siguen atacando a inmigrantes y sobre todo homosexuales, y los que reivindican esos actos, que gozan no sólo de impunidad sino de apoyo político y judicial. Dando voz a todos, el documental de Diment encuentra una continuidad entre la violencia de entonces y la actual, de grupos nacionalistas que utilizan los mismos métodos operativos, con ideología similar y en esta época con apoyo del intendente Carlos Arroyo, entre otros.

Una película valiente, contundente y necesaria como faro de advertencia.

7 de marzo de 2019

Lo peor es el presente


Con este miedo al futuro
Dirección y guión: Nacho Sesma
Argentina/2018

Josefina Sartora


En el subgénero comedias dramáticas argentinas de “los de 40 estamos muy mal”, esta película enfoca en un protagonista –y lo del foco es literal, lo tiene en casi todos los planos, y a menudo en un invasivo primer plano constante, cámara en mano- cuya profesión como docente no va bien, su relación con alumnos y autoridades es pésima, su matrimonio está acabado, y no tiene donde vivir. Si tiene miedo al futuro es porque su presente es una gelatina, al decir de una de sus estudiantes. Si bien él propone a los alumnos salir de la anomia, en su propia vida no hace nada por ello. La presencia de Ailín Salas como una inteligente discípula ilumina este panorama que en principio resulta bastante patético.

Una vez que Leo (Facundo Cardosi) ha tocado fondo en varias escenas bochornosas, su personaje se nos va haciendo más amable, aunque el film no logre salir de una construcción en base a clichés y lugares comunes.

27 de febrero de 2019

Como un cuento de hadas y monstruos


Border (Gräns)
Dirección: Ali Abbasi
Guión: Jon Lindqvist y Ali Abassi
Suecia/2018

Josefina Sartora


Este film tan fascinante como atípico podrá gustar o disgustar en la misma medida, pero no dejará a nadie impasible. El director de origen iraní tomó la historia homónima de Jon Lindqvist (autor de Déjalo entrar o Criatura de la noche) y realizó una película que –como su título- circula entre el film noir, el terror, el melodrama, el cuento de hadas con monstruos, todo ambientado en los bosques de Escandinavia. Justamente de Escandinavia son originarios los troles o trolls, seres del bosque de origen legendario desde la Edad Media, de aspecto antropomórfico y con una cola, más frecuentemente ligados al mal que al bien, que suelen secuestrar humanos, preferentemente niños, y reemplazarlos.


Tina es una mujer singular, de una fealdad absoluta con rasgos primitivos, una controladora de aduanas cuyo talento consiste en un finísimo olfato extraordinario que capta de manera infalible a todo individuo que pretende cometer cualquier ilícito, o introducir elementos ilegales o irregulares, por el particular olor que emana. Tina vive en los bosques con un hombre dedicado a sus perros, únicamente para sentirse acompañada. Pero su placer consiste en vagar en contacto con la naturaleza forestal, bañarse desnuda en un lago en pleno invierno, o empatizar con los animales. Su padre está internado en un hogar y no siempre la reconoce. El orden de su vida se ve alterado cuando se cruza con Vore, un ser idéntico a ella, el primero con quien comete un error profesional. Tina queda atraída por ese ser con el que se identifica, y  ya nada será como antes. Simultáneamente, Tina empieza a desovillar una red de pedófilos que abusan haciendo pornografía con niños, y ambas historias se trenzan, en una peculiar historia de amor, policial nórdico y búsqueda de la identidad.









Después de ver la película, investigué a la actriz que encarna a Tina. La caracterización que han llevado a cabo es impresionante: con una máscara fruto de horas de maquillaje, la talentosa –y hermosa- Eva Melander logra transmitir la confusión que atraviesa Tina cuando su orden se altera, en su búsqueda por sus verdaderos orígenes, la contradicción en los sentimientos que le despierta ese ser tan parecido a ella. Entre ambos nace una relación misteriosa, que se aparta de todo lo convencional y aun natural, manifestando una sexualidad diferente. La escena de sexo resulta una de las más fuertes y singulares que haya visto. La evolución de la historia sorprende a cada paso, porque no se ajusta a ningún cliché de los géneros que abarca, y sabe articularlos de manera absolutamente inusual y sugerente.


Como su título Border = límite, este film puede tener muchas lecturas: sobre el ser diferente o marginal, sobre la banalidad de los humanos, el choque entre cultura y naturaleza, sobre la fuerza de la naturaleza salvaje y la naturaleza animal del ser humano. Los límites de difuminan.